Difícil elección

A lo largo de la vida se toman bastantes decisiones, y dependiendo de la importancia de éstas define la dificultad que tenemos al tomarlas.

Una experiencia personal puede ser cuando te presionan desde 1º de bachiller a escoger una carrera, sobre todo cuando no se tiene claro que es lo que se quiere.

En mi vida he probado de todo un poco, desde deportes, ciencias, y algunas artes, pero por alguna razón un otra nunca me terminaba de gustar por completo.

Yo siempre he sido muy mala en los deportes, pero hubo uno en el que si encajaba un poco, la natación. Esta fue una etapa muy buena de mi vida debido a queme encanta ir a nadar, aunque me cansara, pero poco a poco me fue aburriendo un poco ya que se volvía cada vez más tedioso y finalmente terminé por dejarla por completo.

Después de eso fue la música, comencé a tomar lecciones de guitarra eléctrica y a pesar de que en la primera escuela en la que estuve no resultó del todo bien, conseguí otro lugar y seguí con las clases. Les podría jurar que en verdad lo amaba, la música de alguna forma me atrapaba de una manera que no podía explicar, así que comencé con clases de canto para envolverme un poco más. Pero desafortunadamente en ese momento mi vida estaba un poco llena de conflictos (escolares, familiares y personales) y fui dejando poco a poco las clases sin que yo lo quisiera.

Posteriormente no tomé clases especiales en nada, pero en la escuela me empezaron a llamar mucho las matemáticas en la escuela y decidí estudiar alguna ingeniería. Pero tampoco resultó eso, porque lo que realmente necesitaba era una pasión de verdad y al parecer me enamoré de las matemáticas, pero no eran una pasión.

Esos fueron algunos intentos fallidos para descubrir en lo realmente era buena y al final no terminaban de llamarme por completo, hasta que llego la primera de mis pasiones... pero de eso les hablaré un poco después. 😉

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡A bailar!

Cine Contemporáneo en México