Quetzacóatl

Un mural hecho por Diego Rivera dentro del Palacio Nacional

Diego Rivera inició su pintura en 1929 en el cubo de la escalera principal de Palacio Nacional, donde resumió su concepción de la historia de México: en el ala norte de este cubo rescató la cultura tolteca como una civilización gloriosa representativa de la época clásica prehispánica. En la parte central se ubica un hombre blanco y barbado, rodeado de su pueblo: se trata del sacerdote Quetzalcóatl, quien enseñó a su pueblo artes, oficios y leyes justas para sus habitantes. Los conflictos generados con otros pueblos obligaron a este hombre a embarcarse hacia el oriente, escena que se aprecia en la parte superior de este espacio; en la zona central Rivera plasmó un sol invertido y enseguida un volcán en erupción (a propósito de la decadencia de las culturas prehispánicas después de la conquista española), de donde sale el dios Quetzalcóatl en forma de serpiente emplumada, su significado en náhuatl.


En la enorme zona media del mural se representan distintas escenas de la historia de México: en el centro un águila con el símbolo de la guerra y la vida en el pico; bajo ella la conquista armada de los españoles sobre Tenochtitlán; la conquista espiritual (franciscanos evangelizando, dominicos gobernando el Santo Oficio de la Inquisición); hay cinco arcos con escenas del México independiente: la intervención norteamericana de 1847; la segunda intervención francesa y el fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo; la Reforma liberal de 1857; la lucha de independencia de 1810 y la revolución mexicana de 1910.


Personalmente pienso que este es uno de los murales más representativos de México como nación, porque va desde nuestras raíces indígenas, enmarcando la conquista y un poco de lo que fue la sociedad mexicana en esa época.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡A bailar!

Cine Contemporáneo en México

Difícil elección